¿Podemos atar y expulsar demonio de acuerdo a Marcos 16:17-18?

Compartir
Apreciado hermano, gracias por enviarnos su pregunta.

Es verdad que muchas de nuestras prácticas, como iglesia cristiana de este siglo, no necesariamente están basadas en la clara enseñanza de las Sagradas Escrituras, sino en erróneas concepciones que algunos maestros o pastores tuvieron en el pasado, y ahora nosotros las aceptamos como correctas debido al auge que ha tenido entre las iglesias.
Pero debemos ser cuidadosos en estos asuntos, pues, como iglesia somos columna y baluarte de la verdad, y por lo tanto, responsables de preservar las sanas palabras de la fe que fue dada una vez a los santos.

Respecto a los pasajes que ha citado quiero hacer el siguiente comentario:

Juan 14:12 es una maravillosa promesa de Jesucristo, dada a los discípulos. “De cierto, de cierto os digo: el que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre”. Ellos creyeron en esta promesa y pudieron hacer maravillosas obras. Al comienzo del capítulo 14 Jesús los anima a tener fe en Dios, pues, una vez que el Salvador parta de la tierra, ellos serán perseguidos y sufrirán grandes afrentas, pero no deben temer, pues, aunque sean llevados a la muerte, Jesús les está preparando morada, para que donde él esté ellos también puedan ir. En ese contexto, Jesús les dice que ellos harán obras mayores, y de cierto que las hicieron. Mientras Jesús predicó el evangelio solo en las regiones de Judea, Galilea, Perea y Samaria, los discípulos irían a casi todo el mundo conocido de esa entonces. Ellos permearían al imperio romano con las enseñanzas cristianas. Sus obras fueron mayores en este sentido. Ahora, algunos creen que las obras mayores se refieren a los milagros, pero solo con hacer un poco de observación en los Evangelios y el libro de los Hechos, nos damos cuenta que los apóstoles no superaron a Jesús en actos milagrosos. Así que las obras mayores hacen referencia a la predicación del evangelio, el cual alcanzaría a casi todas las naciones conocidas de la época y a nosotros en este tiempo. La iglesia cristiana se encuentra presente en todo el mundo. Esto no lo hizo Jesús cuando estuvo en la tierra, sino que el Espíritu Santo lo hizo a través de la iglesia.

Ahora pasemos al pasaje de Marcos 16:17-18: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”.
Como usted deja ver en la pregunta, comprende que esta palabra fue dicha a los apóstoles, pues Marcos 16 nos narra los últimos sucesos, luego de la resurrección de Jesús, habiéndose aparecido a muchas personas, pero el verso 14 es específico al indicarnos que finalmente se apareció a los once y les dio la gran comisión, incluyendo esta promesa de los versos leídos. Aunque la gran comisión, en sus responsabilidades generales, no solo fue para los 11, sino para toda la iglesia, debemos tener cuidado en pensar que estos dos versos son una promesa para todos los creyentes de todos los tiempos, pues, debemos tener en cuenta la palabra “señales”.

Las acciones milagros de estos pasajes son descritas como señales, y este término hace referencia a algo que apunta a o avisa de algo. En el Antiguo Testamento encontramos el uso de las señales milagrosas. Éstas siempre estuvieron presente en momentos en los cuales Dios estaba dando profecías nuevas que consituían parte de la revelación del plan redentor. En época de Moisés el Señor dio buena parte de la revelación del Antiguo Testamento, por lo tanto fue un tiempo lleno de muchas señales milagrosas, apuntando así a demostrar que esta revelación venía de Dios y era autoritativa para todo cristiano. Lo mismo sucedió en época de los demás profetas. En el tiempo de Cristo, él mismo estaba completando la revelación (Lea Hebreos 1:1), y por lo tanto nuevamente hubo abundancia de señales milagrosas. Pero no siempre hubo abundancia de esta clase de señales en el Antiguo Testamento. Fueron momentos especiales.

Luego, bajo el ministerio de los apóstoles, especialmente al comienzo, hubo abundancia de señales milagrosas, las cuales fueron dadas también con el fin de confirmar la palabra del Evangelio que estaban anunciando, y que luego se constituiría en el Nuevo Testamento. Esto es lo que dice el autor de Hebreos, advirtiendo a sus lectores del gran peligro que reviste escuchar el evangelio y no anteder seriamente a su llamado “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos ído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme (La Ley), y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación (evangelio) tan grande? La cual (el evangelio) habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron (los apóstoles), testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad” 8Hebreos 2:1-4.

En este texto el autor de Hebreos, un creyente de segunda generación, considera como algo pasado el tiempo de las señales y maravillas que fueron hechos por los apóstoles con el fin de confirmar la palabra que estaban dando, es decir, el Evangelio. Ellos no pensaron que estas señales iban a ser para siempre, pues, la revelación no se iba a estar dando siempre, sino en la era apostólica.

De la misma manera el apóstol Pablo considera que las señales mencionadas en Marcos, eran una marca que distinguiría a los verdaderos apóstoles del cordero. Él usa este argumento para defender su apostolado de todos aquellos que estaban cuestionándolo: “Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros, en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros” (2 Corintios 12:12). Los primeros cristianos consideraron que las señales mencionadas en Marcos eran un distintivo apostólico, pues, Dios quería refrendar la Palabra dicho por ellos, ya que estaban dando la revelación final que completaría las Sagradas Escrituras. Por lo tanto, una vez que la Escritura es completada, como puede verificarse en la historia de la iglesia, las señales y maravillas van decayendo poco a poco.

Ahora, esto no significa que el Señor no continuaría obrando milagros en medio de su pueblo. De seguro que él lo hizo y lo hace aún hoy. Él sigue escuchando y respondiendo las oraciones de su pueblo, conforme a su voluntad preciosa, de manera que él sana a un enfermo cuando así lo quiere, sin necesidad de recurrir a un sanador o “apóstol”, sino como dice Santiago: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia y oren por él”. Stgo. 5:14.

Ahora, respecto al echar fuera demonios, esto es solo prerrogativa divina. Jesús dijo que solo el hombre mas fuerte, puede atar al hombre fuerte. Y el único ser que es mas fuerte que el diablo, es Dios. Él ató a Satanás y esto lo demostró expulsando a muchos demonios. En Marcos 16 él da autoridad especial a los 11 para que también expulsen demonios, y en Hechos vemos evidencia de esa autoridad delegada.

Pero, además de los apóstoles, algunos hombres también quisieron hacer lo mismo, y el resultado fue desastroso (Hechos 19:13-16). El pastor Judas debe escribir a una iglesia adviertiendole de los falsos y orgullosos maestros que andaban por todas partes alardeando de su poder, y les dice que estos falsos profetas blasfeman de las potestades superiores y se entromenten en asuntos espirituales que no son de su competencia, pues, ni siquiera el arcángel Miguel, cuando contendía con el diablo, no se atrevió a proferir juicio de maldición sino que dijo: Que Jehová sea quien te reprenda.

Por lo tanto, nosotros los creyentes no estamos autorizados para andar atando o reprendiendo potestades o demonios, nuestra misión es anuncia el evangelio de Jesucristo a toda criatura, y este evangelio, siendo la verdad de Dios, los hará libres, como dijo Jesús es Juan 8:32.

No obstante, en caso que nos enfrentemos con un verdadero caso de posesión demoníaca, toda la iglesia debe unirse en ayuno y oración, suplicando al Señor que conceda la liberación a esa alma aprisionada por Satanás, confiando en que muy pronto vendrá la libertad para la desafortunana persona, predicándole a todo momento el evangelio redentor de Cristo.

Su servidor en Cristo,

Julio César Benítez
www.caractercristiano.org

28 comentarios

  1. En el versículo 14 de Marcos 16,Jesús les reprochó a los once su incredulidad y dureza de corazón,porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado,por eso dice en el versículo 17:Y estas señales seguirán a los que creen.Gracia y paz.

  2. Hola,me gustaria que los que hayan pasado experiencias con algun caso me contestara.Conozcoa una persona que lleva 10 años ministrandose liberación,si he dicho bien,10 años,pero esta persona estaba de atar hoy dia no hay mucha manifestacion externa pero la persona se sigue notando atada y esta muy desanimada.Se le ministra 3 horas a la semana dividido en 2 dias.Es una persona que ama a DIos y quiere hacer llas cosas como enseña la biblia,la persona considera que se pudeira estar haciendo algo mal,y la verdad,esta muy abatida.Si alguien puede arrojar luz sobre este asunto me gustaria que lo compartiera,y si necesita datos mas concretos estaria dispuesto ha hacerlo por correo privado.Muchas gracias de antemano

  3. Dios bendiga a todos
    La mayor distinción entre las señales prometidas a los apóstoles y los dones del Espíritu Santo se encuentra en 2 Corintios 12:12. Pablo estaba defendiendo su apostolado y una de tantas evidencia que ha presentado son "..las señales de apóstol.." ¿Cree usted que si las señales de apóstol fueran parte de la vida de la Iglesia, especialmente en Corinto, servirían como prueba del apostolado de Pablo? Sin duda los Corintios le habrían rechazado tal argumentación si las señales de apóstol fueran cosa ordinaria entre los creyentes. ¡Cualquiera podría reclamar ser un apóstol si todos hicieran las mismas señales! Pero esto no es así. Las Señales prometidas en Marcos 16, no eran algo que todos los creyentes experimentaran, a pesar de que algunas sí se manifestaban entre ellos, como el hablar en lenguas, sin embargo, el fin es lo que determina la razón de esto.

    ¿Contiene Marcos 16:17, 18, una promesa para todos los cristianos? No. Este texto a sido mal aplicado por los Pentecostés y los carismáticos. Es triste que muchos hermanos en la fe también se extravíen al tomar la misma posición que los Pentecostés al estudiar este texto.
    Edgar Fuentes Meléndez

  4. ¿Podemos atar y expulsar demonio de acuerdo a Marcos 16:17-18?

    – Como hemos visto, queda demostrado que el verso 17, de Marcos capítulo 16, no contiene una promesa para todos los creyentes en todo tiempo y en todo lugar. Decir que el texto en cuestión es para todos los cristianos es un error gramatical terrible; de hecho, hasta en el título no inspirado se nos informa de quién está hablando el pasaje completo: "..Jesús comisiona a los apóstoles.”
    – En el verso 15, dice: ".Y les dijo:..", ¿a quién "les dijo"? El verso 14 indica que esto fue dicho a "…ellos…”, es decir, ".a los once mismos.”
    – También el verso 20 muestra a quién hablo Cristo ese día. El texto dice: ".Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes.” Esto, evidentemente hace referencia a los apóstoles, pero, ¿después de qué predicaron en todas partes? El verso 19, dice que esto sucedió después de la ascensión, y "…después que les habló…” Cristo. Por tanto, las palabras de Cristo en los versos 17 y 18, fueron habladas a los apóstoles.

    – Por último, cabe decir que este texto no puede ser aplicado a todos los cristianos, porque el propósito de las "Señales” mencionadas en este texto, ya ha sido cumplido.

    – El verso 20, de Marcos capítulo 16, nos dice claramente cuál fue el propósito por el cual Cristo promete tales "señales" a los apóstoles; el texto, dice: "y ellos saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían." El texto claramente dice que "El Señor" estaba "ayudando" a los apóstoles en su predicación, "confirmando" la misma "con" las "señales" ya mencionadas en los versos 16 y 18, de este mismo capítulo. Ya hemos visto en este estudio, que Hebreos 2:3, 4, nos muestra que tal propósito ya se ha cumplido; por tanto, ya no hay necesidad de estar "Confirmando la palabra con las señales" que hicieron los apóstoles.

    Opinión de: Edgar Fuentes Meléndez

  5. Dios te bendiga Anthony espero abundar ante la duda y disipar o asperjar preocupaciones postreras por mi aseveración ante este foro, de hecho agradezco tu pregunta y humildemente tratare de exponer de nuevo mi pensar el cual no es solo personal y en relación a Marcos en especifico a ese pasaje:
    El exorcismo (el ordenar a los demonios salir de otra persona), era practicado por varias personas en los Evangelios y en el Libro de los Hechos – por ejemplo, los discípulos, como parte de las instrucciones de Cristo (Mateo 10); otros usando el nombre de Cristo (Marcos 9:38); los hijos de los fariseos (Lucas 11:18,19); Pablo (Hechos 16); y ciertos exorcistas (Hechos 19:11-16).

    Parece que el propósito por el que los discípulos de Jesús realizaban exorcismos, era el mostrar el dominio de Cristo sobre los demonios (Lucas 10:17) y para autenticar que ellos estaban actuando en Su nombre y por Su autoridad. También revelaba su fe o la falta de ella (Mateo 17:14-21). Era obvio que este hecho de expulsar demonios era importante para el ministerio de los discípulos. Sin embargo, no queda muy claro cuál era verdaderamente el papel que jugaba el hecho de expulsar demonios, en el proceso del discipulado.

    Curiosamente, parece haber habido un cambio posteriormente en el Nuevo Testamento respecto a la guerra demoníaca. Las epístolas de enseñanza del Nuevo Testamento (de Romanos a Judas) refieren la actividad demoníaca; sin embargo, no se mencionan acciones de expulsarlos, tampoco se exhorta a los creyentes a hacerlo. Se nos dice que nos pongamos la armadura para permanecer firmes ante ellos (Efesios 6:10-18). Se nos dice que resistamos al diablo (Santiago 4:7), que nos cuidemos de él (1 Pedro 5:8), y que no le demos cabida en nuestras vidas (Efesios 4:27). Sin embargo, no se nos dice cómo expulsarlo de otros, a él o a sus demonios, o el que debamos aún considerar hacerlo.

    Efesios 6:10-18 señala instrucciones claras de cómo podemos obtener la victoria en nuestras vidas, ante la batalla contra las fuerzas del mal. Lo primero es poner nuestra fe en Cristo (2:8-9), lo cual detiene el dominio de “el príncipe de la potestad del aire” (2:2). Entonces debemos elegir, nuevamente, por la gracia de Dios, deshacernos de malos hábitos y adoptar buenos hábitos (4:17-24). Esto no involucra el expulsar demonios, sino más bien renovar nuestras mentes (4:23). Después hay varias instrucciones prácticas de cómo obedecer a Dios como Sus hijos, recordándoselos que se trata de una guerra espiritual, la cual es enfrentada con cierta armadura que nos permite permanecer contra –no expulsar—las asechanzas del mundo demoníaco (6:10-11). Permanecemos mediante la verdad, la justicia, el Evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios y la oración.

    Parece que cuando la Palabra de Dios fue completada, los cristianos tuvieron más armas con las cuales dar batalla al espíritu del mundo, que las que tuvieron los primeros cristianos. La acción de expulsar demonios fue reemplazada, mayormente, con el evangelismo y discipulado a través de la Palabra de Dios. Puesto que los métodos de la guerra espiritual en el Nuevo Testamento no incluyen el expulsar demonios, es difícil determinar las instrucciones de cómo hacer tal cosa. Si de alguna manera fuera necesario, parece que es a través de exponer al individuo a la verdad de la Palabra de Dios y el nombre de Jesucristo.

    En fín a la hora de encontrarme con un endemoniado como dice la palabra del Señor orare y reprenderé y si es necesario por la naturaleza espiritual que acontezca y el Espíritu Santo así lo designa reprenderé también los demonios en el nombre del caballero de la cruz Cristo-Jesús Señor nuestro.

  6. ¿Podemos atar y expulsar demonio de acuerdo a Marcos 16:17-18?

    – Como hemos visto, queda demostrado que el verso 17, de Marcos capítulo 16, no contiene una promesa para todos los creyentes en todo tiempo y en todo lugar. Decir que el texto en cuestión es para todos los cristianos es un error gramatical terrible; de hecho, hasta en el título no inspirado se nos informa de quién está hablando el pasaje completo: "..Jesús comisiona a los apóstoles.”
    – En el verso 15, dice: ".Y les dijo:..", ¿a quién "les dijo"? El verso 14 indica que esto fue dicho a "…ellos…”, es decir, ".a los once mismos.”
    – También el verso 20 muestra a quién hablo Cristo ese día. El texto dice: ".Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes.” Esto, evidentemente hace referencia a los apóstoles, pero, ¿después de qué predicaron en todas partes? El verso 19, dice que esto sucedió después de la ascensión, y "…después que les habló…” Cristo. Por tanto, las palabras de Cristo en los versos 17 y 18, fueron habladas a los apóstoles.

    – Por último, cabe decir que este texto no puede ser aplicado a todos los cristianos, porque el propósito de las "Señales” mencionadas en este texto, ya ha sido cumplido.

    – El verso 20, de Marcos capítulo 16, nos dice claramente cuál fue el propósito por el cual Cristo promete tales "señales" a los apóstoles; el texto, dice: "y ellos saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían." El texto claramente dice que "El Señor" estaba "ayudando" a los apóstoles en su predicación, "confirmando" la misma "con" las "señales" ya mencionadas en los versos 16 y 18, de este mismo capítulo. Ya hemos visto en este estudio, que Hebreos 2:3, 4, nos muestra que tal propósito ya se ha cumplido; por tanto, ya no hay necesidad de estar "Confirmando la palabra con las señales" que hicieron los apóstoles.

    Opinión de: Edgar Fuentes Meléndez

  7. y que pasa con la promesa Dicha por el maestro: y estas señales seguiran a los que creen en mi nombre podran las manos sobre los enfermos y estos sanaran echaran fuera demonios,si la iglesia actual no lo logra es por culpa de la apostasia y los predicadores que la permiten como vuestroi articulo,Nuestro enemigo es el Diablo Jesucristo es nuestro lider el vino a deshacer toda obra del maligno. nosotros somos sus guerreros su pueblo en la tierra y la consigna es rescatar almas hasta vencer o morir ,peroiglesia esta pobre en autoridad porque muchos pastores estan más prepreocupados de si el diezmo es bueno que arrebatarle almas al infierno,si esperamos que CRisto lo haga todo entonces mejor no predico en la Calle y si viene un atribulado por el mal ,mejor me desentiendo total no es mi problema,cuan lejos esta usted de decir lo que dijo el apostol Pablo " Todo lopuedo en Cristo Que Me fortalece" el espiritú santo tiene colirio para limpiar los ojos que no ven o se niegan ver la verdad de Dios

  8. Saludos afectuosos en el amor de Jesucristo Dios nuestro
    Título a este breve comentario: ¿Por qué la gente no cree?

    De acuerdo con lo publicado en el foro fui cuestionado y debatido tanto con ponencias como acusaciones de toda índole así que ahora llegando de nuevo las aguas a su nivel y tranquilizándose mis anónimos hermanos en cristo creo poder esbozar y disertar más rápida y efímeramente la cuestión al respecto: "¿Podemos atar y expulsar demonio de acuerdo a Marcos 16:17-18?"

    – En primer lugar: Parece que el propósito por el que los discípulos de Jesús realizaban exorcismos, era el mostrar el dominio de Cristo sobre los demonios (Lucas 10:17) y para autenticar que ellos estaban actuando en Su nombre y por Su autoridad. También revelaba su fe o la falta de ella (Mateo 17:14-21). Era obvio que este hecho de expulsar demonios era importante para el ministerio de los discípulos. Sin embargo, no queda muy claro cuál era verdaderamente el papel que jugaba el hecho de expulsar demonios, en el proceso del discipulado. Si eso no es así que alguien me lo pruebe.

    – En segundo lugar: Curiosamente, parece haber un cambio posteriormente en el Nuevo Testamento respecto a la guerra demoníaca. Las epístolas de enseñanza del Nuevo Testamento (de Romanos a Judas) refieren la actividad demoníaca; sin embargo, no se mencionan acciones de expulsarlos, tampoco se exhorta a los creyentes a hacerlo. Se nos dice que nos pongamos la armadura para permanecer firmes ante ellos (Efesios 6:10-18). Se nos dice que resistamos al diablo (Santiago 4:7), que nos cuidemos de él (1 Pedro 5:8), y que no le demos cabida en nuestras vidas (Efesios 4:27). Sin embargo, no se nos dice cómo expulsarlo de otros, a él o a sus demonios, o el que debamos aún considerar hacerlo. Sin embargo ¿de donde provienen los rituales de exorcismo de la iglesia católica?, ¿Quiénes pueden practicarlos?, ¿a quién? Y ¿Cuáles son los criterios para evaluar un cuerpo poseído y exorcizarlo? Les recomiendo que vean la película: El exorcismo de Emily Rose ya que la misma está basada en un caso de la vida real y pone de plano la dicotomía de ¿hasta dónde llega Dios y la medicina?

    – En tercer lugar: Efesios 6:10-18 señala instrucciones claras de cómo podemos obtener la victoria en nuestras vidas, ante la batalla contra las fuerzas del mal. Lo primero es poner nuestra fe en Cristo (2:8-9), lo cual detiene el dominio de “el príncipe de la potestad del aire” (2:2). Entonces debemos elegir, nuevamente, por la gracia de Dios, deshacernos de malos hábitos y adoptar buenos hábitos (4:17-24). Esto involucra más bien renovar nuestras mentes (4:23). Después hay varias instrucciones prácticas de cómo obedecer a Dios como Sus hijos, recordándoselos que se trata de una guerra espiritual, la cual es enfrentada con la armadura que nos permite permanecer contra de las asechanzas del mundo demoníaco (6:10-11). Permanecemos mediante la verdad, la justicia, el Evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios y la oración. Claro que existen los demonios yo personalmente los llamo: “pichones” y me he enfrentado a ellos toda mi vida y les he declarado NO la guerra sino más bien ¡La Victoria!

    – Por último y como ya les dije: En fin a la hora de encontrarme con un endemoniado como dice la palabra del Señor orare y reprenderé y si es necesario por la naturaleza espiritual que acontezca y el Espíritu Santo así lo designa reprenderé también los demonios en el nombre del caballero de la cruz Cristo-Jesús Señor nuestro.

  9. Título a este breve comentario: ¿Por qué la gente no cree?

    De acuerdo con lo posteado en el foro fui cuestionado y debatido tanto con ponencias como acusaciones de toda índole así que ahora llegando de nuevo las aguas a su nivel y tranquilizándose mis anónimos hermanos en cristo creo poder esbozar y disertar más rápida y efímeramente la cuestión al respecto: "¿Podemos atar y expulsar demonio de acuerdo a Marcos 16:17-18?"

    – En primer lugar: Parece que el propósito por el que los discípulos de Jesús realizaban exorcismos, era el mostrar el dominio de Cristo sobre los demonios (Lucas 10:17) y para autenticar que ellos estaban actuando en Su nombre y por Su autoridad. También revelaba su fe o la falta de ella (Mateo 17:14-21). Era obvio que este hecho de expulsar demonios era importante para el ministerio de los discípulos. Sin embargo, no queda muy claro cuál era verdaderamente el papel que jugaba el hecho de expulsar demonios, en el proceso del discipulado. Si eso no es así que alguien me lo pruebe.

    – En segundo lugar: Curiosamente, parece haber un cambio posteriormente en el Nuevo Testamento respecto a la guerra demoníaca. Las epístolas de enseñanza del Nuevo Testamento (de Romanos a Judas) refieren la actividad demoníaca; sin embargo, no se mencionan acciones de expulsarlos, tampoco se exhorta a los creyentes a hacerlo. Se nos dice que nos pongamos la armadura para permanecer firmes ante ellos (Efesios 6:10-18). Se nos dice que resistamos al diablo (Santiago 4:7), que nos cuidemos de él (1 Pedro 5:8), y que no le demos cabida en nuestras vidas (Efesios 4:27). Sin embargo, no se nos dice cómo expulsarlo de otros, a él o a sus demonios, o el que debamos aún considerar hacerlo. Sin embargo ¿de donde provienen los rituales de exorcismo de la iglesia católica?, ¿Quiénes pueden practicarlos?, ¿a quién? Y ¿Cuáles son los criterios para evaluar un cuerpo poseído y exorcizarlo? Les recomiendo que vean la película: El exorcismo de Emily Rose ya que la misma está basada en un caso de la vida real y pone de plano la dicotomía de ¿hasta dónde llega Dios y la medicina?

    – En tercer lugar: Efesios 6:10-18 señala instrucciones claras de cómo podemos obtener la victoria en nuestras vidas, ante la batalla contra las fuerzas del mal. Lo primero es poner nuestra fe en Cristo (2:8-9), lo cual detiene el dominio de “el príncipe de la potestad del aire” (2:2). Entonces debemos elegir, nuevamente, por la gracia de Dios, deshacernos de malos hábitos y adoptar buenos hábitos (4:17-24). Esto involucra más bien renovar nuestras mentes (4:23). Después hay varias instrucciones prácticas de cómo obedecer a Dios como Sus hijos, recordándoselos que se trata de una guerra espiritual, la cual es enfrentada con la armadura que nos permite permanecer contra de las asechanzas del mundo demoníaco (6:10-11). Permanecemos mediante la verdad, la justicia, el Evangelio, la fe, la salvación, la Palabra de Dios y la oración. Claro que existen los demonios yo personalmente los llamo: “pichones” y me he enfrentado a ellos toda mi vida y les he declarado NO la guerra sino más bien ¡La Victoria!

    – Por último y como ya les dije: En fin a la hora de encontrarme con un endemoniado como dice la palabra del Señor orare y reprenderé y si es necesario por la naturaleza espiritual que acontezca y el Espíritu Santo así lo designa reprenderé también los demonios en el nombre del caballero de la cruz Cristo-Jesús Señor nuestro.

  10. Edgar Fuentes, buen dia me gusta mucho el tema de las señales y prodigios en este tiempo y lo de expulsar demonios y como tu dices en este comentario: "La mayor distinción entre las señales prometidas a los apóstoles y los dones del Espíritu Santo", debo mostrarte hechos 6:8 "Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacia grandes prodigios y señales entre el pueblo" Esteban no era un Apostol de Jesucristo, era un diacono pero era descipulo de Jesus como todo el que entra en su cuerpo cuando recibe a Jesucristo en su vida, explicame por favor como es eso de que solo a los once se les hizo la promesa de las señales, hechar fuera demonios, sanidades… y porque si fueron solo los ONCE que hay de del Apostol Pablo que conocio a Jesucristo DESPUES de ascender al cielo nuestro Señor (Hechos 19:12)y si hablas de solo

  11. He orado por muchas personas endemoniadas no por gusto personal, pero Dios es fiel y al igual que Jesús nos dio autoridad y las mismas fueron libres y otras sanas en el nombre de Jesús. Un hno mio carnal quedó ciego y llorando me llamo y lo inste a que viniera ala casa y después de orar el Señor le devolvió vista al instante; mi hno es bautista y criticaba esto pero Dios lo sanó. ¿A quien le creen a Dios o los hombres?

  12. Si podemos hacer eso en el Grande Nombre de YAHSUAH HA MASHIAJ pues este es su verdadero nombre, recordemos que el no nacio en un pais latino donde se habla el español y ademas la letra j fue agregada al ingles- español en 1630 su idioma no fue el nuestro, el idioma se traduce pero jamas los nombres. shalom

  13. Hola,
    Aquí cabe mencionar la extensión del verbo creer y su aplicación teológica integral, la Biblia mención que Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos ¿porqué lo que hizo ayer ya no lo hará hoy? El problemas es como creen los que creen, si tu crees, como debes de creer por supuesto que las promesas de este texto son para ti, la condición es como crees, porque al final el que hace el milagro no eres tu, es el Señor, ya que dice EN MI NOMBRE, a ti solo te toca poner a fe.

    Bendiciones
    Daniel Ortega

  14. uhhh se me olvidaba. no creo en demonios, no tengo en casa nada de figuras hechas por hombres. es decir creo en Dios padre, en su hijo Jesucristo. no practico nada de hechicería, no creo en eso. pero porque me acaban de dar un golpe a la mesa como si fuera con los puños de los dedos. otra cosa no me asusté

  15. en mi comentario anterior se me olvidó aclarar que no creo que se puedan "atar a los demonios ó satanás", ya que el verso donde habla "lo que atares en la tierra, será atado en el cielo" ha sido sacado de contexto; pero si creo que si se puede echar fuera los demonios, porque el mismo CRISTO le dió esa autoridad "a los que creen" y que lo harian "en su nombre"…

  16. Tengo una duda, y que pasa con la parte que dice: "…seguiran a los que creen…", es evidente que si la interpretación del texto iba dirigida a los apostoles, esta se hace extensiva "a los que creen", esta hablando de todo aquel que habia de ser salvo por medio de la fé en Jesús el cristo, a travez del lavacro de su sangre….

  17. Claro QUE SI podemos expulsar demonios para eso es que Dios tambien nos a dado su santo Espiritu el nos capacita y atravez de la oracion y el ayuno salen los generos Dice la palabra de Dios, Como dice pablo no solo vengo a escuchar palabra si no tambien a ver la demostracion de hechos… y estas señalen seguiran a los que creen, Si ud no cree entonces nunca lo vera.

  18. Yo si creo en la sanacion y expulcion de demonios por que lo vivi por medio de una senora que tiene el poder en una mano que cuanto te Toca cualquier parte de tu cuerpo sieben como clavos hirviendo atravesando tu carne y huesos, as I como gritando costs extranas.

  19. yo no se porque en estos tiempos todavía queremos o pensamos tener la autoridad que cristo le dio en un momento a sus apóstoles mostrando señales y prodigios para que la gente creyera, hay un versiculo en hechos 19:14 con los hijos de un tal escevas que hicieron lo mismo reprendieron demonios con que autoridad?ojo lo hacían en el nombre de jesús y decían os conjuro por jesús el que predica pablo y sucedió que los demonios contestaron …a jesús lo conozco a pablo también …pero ustedes quienes son?cuidado no vaya ser que los demonios les digan lo mismo a los reprendedores de hoy en día que sin autoridad se atreven a reprender al mismo satanás cuando ni el arcángel miguel se atrevió a hacerlo judas 1:9,yo les comento algo mis inicios en el cristianismo fue en una iglesia que reprenden y ataban todos los miércoles durante 4 años viví lo mismo y veía lo mismo manifestarse pero…mi pregunta es en estos momentos asisto a una iglesia bautista y tengo ya 3 años en la misma y yo nunca …nunca he visto esta manifestación ni ningún parecido con demonios en NADIE…que haya tocado reprender ni atar ..porque?? acaso en estas iglesias no va gente endemoniada o los demonios no van por allá??o los demonios dirán yo a ustedes los conozco y se que no creen en tanta fabula .yo realmente creo que hay que darle mas importancia a lo que Dios nos enseña en su palabra que lo que los demonios pueden hacernos pues la biblia nos dice en salmo 34:7 que el angel de Jehova acampa alrededor de los que le temen y los defienden ,esa es nuestra confianza que Dios nos protege en todo momento.bendiciones paz y gracia .

  20. Ese es el problema que los bautistas no creen en la autoridad que el SEÑOR JESUCRISTO nos dejo .El poner las manos sobre los enfermos y ellos sanaran en el nombre de JESUS es real para los que creen. DE LA misma forma el echar fuera demonios .JESUCRISTO ES EL MISMO DE AYER HOY Y SIEMPRE .
    La iglesia bautista no cree en nada

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com